Ir al contenido principal

Cinco de Enero de 2011

Estaba esperando al tiempo. Plantado firmemente sobre el suelo. El sol le cegaba. Y no se dio cuenta de que el malevo llegaba pisando suave por la espalda.  Y ya era tarde, muy tarde.

Comentarios

  1. Hola Miguel:

    Veo que te has animado a escribir de nuevo. Me alegro que lo hagas si es lo que te apetece.

    Un beso.
    Mar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario